0

No hay productos en el carrito.

Canción de Navidad de Charles Dickens

Si te digo la verdad, no me ha costado demasiado esfuerzo determinar qué libro quería que protagonizara este espacio. Al fin y al cabo, hay novelas que llevan ropajes de espíritu navideño. Una de ellas es esta que hoy nos ocupa: Canción de Navidad de Charles Dickens. Así que, si no tienes nada mejor que hacer, prepárate un chocolate calentito y vente conmigo a descubrir a los tres espíritus de la Navidad.

Canción de Navidad: ¿qué tienes que saber?

Canción de Navidad (A Christmas Carol, originalmente), se trata de una obra literaria corta del autor Charles Dickens, que vio la luz, por primera vez, el 19 de diciembre de 1843, de la mano de la editorial Chapman & Hall.

A modo de resumen, cuenta la historia de Ebenezer Scrooge. Un anciano ávaro y egoísta que en Nochebuena es visitado por los tres fantasmas de la Navidad, mostrándole la realidad de sus actos y ayudándole a retomar la senda de la bondad.

Se trata de una novela que vio la luz durante la época victoriana. Una etapa en la que las viejas tradiciones navideñas comenzaban a desaparecer y se sustituían por otras como los árboles de Navidad o las tarjetas de felicitación. La sensación de lo habitual perdido fue lo que inspiró a Charles Dickens a escribir esta historia. Sentimiento que rodeó de experiencias humillantes de su infancia, simpatía por los pobres y relatos navideños que había escuchado cuando era pequeño.

A la novela se le achaca parte de la restauración de la Navidad como época de fiesta y celebración en Reino Unido y Estados Unidos. Previamente al lanzamiento de la novela, se estaba viviendo un período sobrio y sombrío, derivado de los desfavorables cambios sociales de un mundo en plena urbanización.

Influencias literarias en el mensaje navideño

Aunque popularmente se identifica esta novela como aquella que marcó un antes y un después en la manera de plasmar la navidad en la literatura, la realidad es que previamente hubo otras historias que también lo hicieron.

Por ejemplo, Washington Irving y su obra The Sketch de 1820 incluyeron cuatro ensayos sobre las tradiciones navideñas de los ingleses. De él, Charles Dickens comprendió la importancia de la escenificación con carácter nostálgico para recuperar la armonía social que creían que se había perdido con la llegada del nuevo mundo.

También es menester destacar How Mr. Chokepear Keeps a Merry Christmas. Una obra de Douglas Jerrold publicada en la revista Punch en 1843.

Las influencias sociales de Canción de Navidad

Un tema que conmovía el corazón de Charles Dickens eran los niños pobres de mediados del siglo XIX. Se cuenta que, a comienzos de 1843, Charles Dickens visitó las minas de estaño de Cornualles. Allí se sorprendió por las pésimas condiciones en las que trabajaban los niños. Cuentan que el sufrimiento que presenció se vio acrecentado tras una visita de una escuela que se mantenía gracias a la caridad. Allí se hacinaban pequeños hambrientos.

Un mes después, se publicó el Second report of the Chlindren`s Employment Comission. Un informe del parlamento en el que se exponían las consecuencias de la revolución industrial para los niños trabajadores.

Fue un texto que impactó a Charles Dickens. Una llamada a la acción. Por lo tanto, decidió actuar. En un primer momento se decidió por un panfleto de carácter político, pero pronto reconsiderar la idea y prefirió esperar hasta el año siguiente.

Charles Dickens urgió en un discurso en medio de una recaudación de fondos de octubre de 1843 a trabajadores y empresarios a que se unieran en su lucha contra la ignorancia a partir de una reforma educativa. El impacto de sus palabras no fue demasiado elevado, así que entendió que la mejor manera que tenía para llegar hasta la población consistía en escribir una historia navideña sentida. Tendría mucha más fuerza que cualquier texto político.

Así comenzó a fraguarse Canción de Navidad

Cómo escribió Charles Dickens Canción de Navidad

Además el enfado con el mundo que le rodeaba y la necesidad de alzar la voz frente a las injusticias que atisba enfrente de sus narices, la realidad es que Charles Dickens no estaba atravesando su mejor época.

La situación económica se tambaleaba. El número de ventas de sus obras caía y, para más inri, su mujer, Catherine, estaba embarazada de su quinto hijo. Por tanto, pronto habría una nueva boca que alimentar en el hogar y las perspectivas no eran las mejores.

Por si fuera poco, el nerviosismo se hizo más patente cuando sus editores en Chapman & Hall le advirtieron de que si las ventas seguían bajando, disminuiría la cantidad que recibía por cada uno.

De esta manera, en octubre de 1843 comenzó el proceso más importante a nivel de escritura de su vida. La presión era firme, por lo que solo tardó seis semanas en terminar de escribir su historia. A principios de diciembre colocó el punto y final.

Una de las curiosidades más grandes de este proceso es que parte de la inspiración y el desarrollo de la novela lo construía en su mente en paseos de entre veinticuatro y treinta y dos kilómetros. Le permitían ordenar las ideas.

Ebenezer Scrooge

Protagonista indiscutible de Canción de Navidad. Se le describe en la novela de la siguiente manera: «Aquel empedernido pecador era un avaro que sabía agarrar con fuerza, arrancar, retorcer, apretar, raspar y, sobre todo, duro y cortante como esos pedernales que no despiden vivíficas chispas si no al contacto del eslabón». Es decir, una persona egoísta y sin escrúpulos.

No existe una constatación clara acerca de cuál es el origen de este personaje. Sin embargo, se entiende que pudo basarse en los sentimientos encontrados que profesaba a su padre, con quien compartía una relación de amor-odio clara. En sí, no se trata de una teoría que haya que desdeñar, pues el autor se basó en muchos elementos personales para construir las historias de sus obras literarias.

Dicen los expertos que han analizado Canción de Navidad que esta puede ser la razón que subyaga la decisión de que existan dos personalidades conviviendo en el interior de Ebenezer Scrooge. Por un lado existe la de alguien frío, despiadado, tacaño y codicioso. Sin embargo, si se observa con el prisma adecuado, también se puede hallar a una buena persona, sociable y que, cuando aparece finalmente, está dispuesto a ayudar a cualquiera.

También se ha indicado que el proceso de visita de los tres fantasmas de la Navidad que recibe Scrooge podrían constituir una metáfora de los miedos que Charles Dickens sentía por aquella época. La presión económica hacía mella en la serenidad del escritor y se cuenta que podrían ser su forma paródica de narrar las transformaciones y la lucha por traer dinero a casa con la amenaza de la pobreza llamando a la puerta.

De todos modos, no es esta novela el primer intento de Charles Dickens de acercarse a una figura como Scrooge. Según cuenta su biógrafo, existe una relación clara entre este y Martin Chuzzlewit, quien, además, también termina sufriendo una metamorfosis hasta convertirse en una persona caritativa. Y si de otros autores se trata de encontrar la inspiración, se entiende que Gabriel Grup, el personaje secundario de Los papeles póstumos del club Pickwick, también tuvo relevancia.

En cuanto a la inspiración para el nombre, no fue más que una casualidad. Lo encontró paseando por Edimburgo, concretamente, caminando por un cementerio. Allí se encontró la tumba de una persona anónima llamada Ebezener Lennox Scroggie, en cuya lápida versaba mealman, que traducido al español significa comerciante de comida. Sin embargo, cuando Charles Dickens leyó la lápida se confundió. Y es que a sus ojos llegó la expresión mean man, que significa hombre ávaro.

Así se hizo la magia para el nacimiento de uno de los personajes más icónicos de toda Navidad.

La trama de Canción de Navidad

Toda la historia de esta novela gira alrededor de la transformación de Ebenezer Scrooge. En sí, este personaje ejemplifica de manera metafórica los problemas sociales que pueden surgir de ignorar a los pobres, de no ayudar a quien más lo necesita o vivir de una manera egoísta, especialmente con referencia a unos niños que se representan con el pequeño Tim.

¿Fue fácil de publicar esta novela?

Tras las discusiones y resultados por motivos económicos que había tenido el escritor con sus publicaciones más recientes, Champan & Hall se mostraban reticentes a la publicación de Canción de Navidad. Sin embargo, Charles Dickens estaba seguro del posible éxito de la obra, así que se comprometió a costear la publicación por su cuenta, a cambio de un mayor porcentaje de los beneficios.

Tras una serie de complicaciones técnicas en el proceso de publicación, la novela se lanzó con una primera tirada de seis mil copias, la cual se agotó antes de Nochebuena. La segunda y la tercera edición volaron antes de que terminara 1843. Once ediciones agotadas era la cifra que se marcaba a finales de 1844.

Es el libro más vendido de Charles Dickens en Estados Unidos. Han pasado siglos y sigue imprimiéndose.

Sin embargo, nos es oro todo lo que reluce. Las complicaciones técnicas citadas encarecieron el proceso de producción de la novela y Charles Dickens se negó a aumentar el precio, pues ello lo habría hecho inasumible por sus lectores. Por ello, sus beneficios se redujeron considerablemente.

La polémica por la versión no oficial de Canción de Navidad

En el año 1844 se publicó por Parley’s Illuminated Library una versión condensada, no autorizada, de la obra de Charles Dickens. Algo que al escritor no le hizo demasiado gracia.

De esta manera, Charles Dickens ejerció acciones legales contra este acontecimiento. Concretamente, alegó una infracción de derechos de autor y, de hecho, ganó.

Sin embargo, más allá de un testimonio reconociendo la situación, la verdad es que Charles Dickens no obtuvo nada más. La editorial pirata se declaró en bancarrota y el autor tuvo que pagar muchas costas judiciales que, dada su situación económica, no era la mejor opción que tenía por delante. Esta iba cuesta abajo y sin frenos. Tanto, que se deterioró por completo la relación con sus editores hasta romperse. Entonces, sería fichado por Bradbury and Evans.

Canción de Navidad fue una historia que nunca llegó a cerrarse. Charles Dickens echó la mirada atrás en múltiples ocasiones para corregir fallos de puntuación y retocar algunas frases. Además, dada la fama que haía obtenido en la narración orientada al ambiente navideño, siguió publicando algunas historias en este formato. Entre ellas se pueden encontrar:

  • Las campanas (1844).
  • El grillo del hogar (1845).
  • La batalla de la vida (1846).
  • El hechizado (1848).

El impacto de la obra

Si bien la expresión Feliz Navidad ya se empleaba antes de que surgiera la novela, la realidad es que aumentó enérgicamente su empleo desde el instante en el que se publicó esta historia.

La novela tuvo un impacto tan elevado que el término Scrooge empezó a utilizarse para identificar a las personas más ávaras. Es más, en el año 1982 el diccionario Oxford English acabó aceptando la acepción.

Para comprender la fuerza que tuvo la novela y el punto de inflexión que supuso para la cultura del lugar, hay que entender que en el siglo XIX la Navidad estaba asociada al campo y a los campesinos. De tal manera que en las ciudades y lugares modernos no se acostumbraba a disfrutar. Todo ello cambió con la publicación de la novela de Charles Dickens.

La clave se halla en que Canción de Navidad le ofrece un enfoque humanitario a la celebración. Tanto, que muchos de los aspectos que hoy tomamos como habituales, como las reuniones familiares, la comida o las bebidas son parte del espíritu festivo y de la generosidad que propugna el autor.

Sin embargo, su influencia no se reduce simplemente a la sociedad, sino que se puede enfocar a los lectores como individuos diferenciados. De esta manera, tras su publicación aumentó el número de donaciones caritativas, personajes ilustres se comprometieron a celebrar cenas en las que se leyera la obra y, además, se ayudara a quienes más lo necesitaban. Si es que, incluso la reina de Noruega mandó regalos a los niños que lo necesitaban con la frase «con el amor de Tiny Tim» a niños inválidos de Londres.

Curiosidades sobre Canción de Navidad

Antes de acabar este artículo, resultaría intersante compartir unas cuentas curiosidades sobre Canción de Navidad. Estas son:

  • Charles Dickens era un gran amante de la Navidad. Por ello la creación de Scrooge perturbó a muchos de sus conocidos.
  • Scrooge se puede representar con el sentido de las estaciones. Al principio es el invierno. Se muestra como una época fría, desagradable y dura. Al final de la historia se produce su florecimiento. Alcanza la primavera. Cambia tras la llegada de los fantasmas.
  • Canción de Navidad recuperó tradiciones navideñas familiares que estuvieron a punto de borrarse de Inglaterra. Probablemente, sin esta novela se celebraría la Nasvidad de una manera muy diferente.

Esto es todo lo que te quería contar en el análisis de Canción de Navidad de Charles Dickens. Se trata de una novela que me encanta y que hace mucho tiempo que no leo. Así que en cuanto la relea, habrá una reseña en condiciones. Sin embargo, no quería dejar pasar estas fechas antes de poder hablar sobre la novela en este espacio.

¿Para ti qué ha significado Canción de Navidad?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies