0

No hay productos en el carrito.

Enid Blyton: vida y obra literaria | #VueltaAlColeLiteraria

Enid Blyton se ha convertido por méritos propios en una referencia del mundo de la literatura juvenil. Seguramente tú la conozcas a causa de su serie de Los cinco, que es la historia que ha logrado un mayor impacto lejos de tierras anglosajonas. Sin embargo, su obra literaria está compuesta por 762 publicaciones. Algunas firmadas por su nombre de soltera, que es el ya citado y, otras, por el de casada: Mary Pollock. En el artículo de hoy de la #VueltaAlColeLiteraria toca pasear por su vida y proyección como escritora. ¿Me acompañas en esta aventura?

Enid Blyton vida y obra literaria

La vida de Enid Blyton

Nació el 11 de agosto de 1987 y nos dejó, también en la capital inglesa, el 28 de noviembre del año 1968. Perteneció a esa generación maldita que tuvo la mala suerte de coexistir junto a la Primera y a la Segunda Guerra Mundial. Un hecho que hay que destacar en el caso de Enid Blyton, pues afectó de primera mano a su vida personal, familiar y como escritora.

Uno de los momentos que marcaría con más fuerza su vida personal y profesional fue contemplar de joven el abandono de su padre a su madre. Este se había enamorado de otra mujer y dejó de lado a su familia para disfrutar de la nueva vida que estaba construyendo. Enid Blyton interpretó esta decisión como una traición a su familia y ello se reflejaría en su obra literaria. Por ello trató de plasmar en sus historias la lealtad como uno de los valores más importantes que conformaban la amistad y el amor.

Su infancia y juventud fue brillante. A nivel educativo destacó por encima del resto en las materias de Literatura y Educación Física. Su faceta artística siempre estuvo sobre la mesa, pues dedicó gran parte de su tiempo libre a aprender a tocar el piano. Hecho que, según ha trascendido, no se le daba nada mal. Sin embargo, abandonó su práctica cuando comenzó a formarse como profesora, una profesión que ejercitó durante cinco años. Todos sus ratos libres los dedicaba a la escritura y a la lectura. Allí comenzó a fraguarse este amor por las historias que tanto caracterizó su vida.

Las consecuencias de la Primera Guerra Mundial para la escritora

Un conflicto armado a nivel mundial no deja nunca indiferente a nadie. Tampoco a los escritores, aunque a veces los entendamos como una especie distinta a la nuestra. Gestores de emociones, las sensaciones que experimentó Enid Blyton durante la Primera Guerra Mundial tuvieron como consecuencia su primera obra literaria.

Se trató de un poemario. Su título era Murmullos del niño y vio la luz en el año 1922. En sus versos trataba de recoger el dolor de muchos jóvenes e infantes provocado por la contienda que había puesto fin cuatro años antes.

Sus letras siempre guiaron su vida. Gracias a esta publicación conoció al que se convertiría en el primer gran amor de su vida. Su nombre era Hugh Alexander Pollock. Vestido de honores por su actuación durante la Gran Guerra, a su fin comenzó a trabajar como editor en George Newnes, la editorial que aceptó el manuscrito de Enis Blyton.

Se enamoraron perdidamente y comenzaron una vida juntos en 1924. Sin embargo, las secuelas del pasado del editor siempre pesaron en su relación. Su alma estaba rota. La muerte de su primogénito, la infidelidad de su anterior mujer y el reciente divorcio habían destrozado su corazón. Por ello cayó en una depresión y en el alcoholismo y nunca llegó a recuperarse.

El impacto de la Segunda Guerra Mundial en la vida de Enid Blyton

De Guerra a Guerra y tiro porque me toca. Si la Primera Guerra Mundial ya había tenido consecuencias en la vida de Enid Blyton, la Segunda Guerra Mundial también tendría un impacto claro.

En el año 1938, poco antes de que el conflicto entrara en su auge, la relación matrimonial de Enid Blyton con su marido estaba deteriorada y distanciada. Si las heridas ya eran patentes, su verdugo fue el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial, que mantuvo a los miembros del matrimonio todavía más separados. Él se marchó como asesor personal de Winston Churchill y cayó herido en unas prácticas.

El fin de la institución parecía irremediable cuando él cayó enfermo de neumonía y Enid Blyton ni siquiera se acercó a ver cómo estaba. Sí lo hizo Ida Crowe, otra escritora, que acabaría convirtiéndose en la futura esposa del militar.

El amor se había agotado entre ambos, pero el respeto y admiración mutua seguía patente. Por ello ambos quisieron hacer lo que era mejor para sus vidas personales y, si bien la autora en un principio fue reticente a causa del impacto en su imagen pública, él acabó por asumir los cargos de adulterio para que así el matrimonio pudiera poner su punto y final en 1942.

Enid Blyt volvió a casarse en 1943 con Kenneth Fraser Darrell Waters, con quien fue muy feliz hasta que este falleció veinticinco años después. Con la tranquilidad en el hogar, con una vida sosegada y un destino que parecía atado, ella publicó su mayor producción literaria durante este tiempo.

La muerte de Enid Blyton

A pesar de todo por lo que había pasado la escritora inglesa, el destino no iba a dejar que se despidiera de este mundo de una manera tranquila. Le aguardaba todavía en el tintero una sorpresa desagradable a la escritora.

Tras el fallecimiento de su marido en el año 1967, fue presa del alzheimer. Enfermedad que la acompañaría de la mano hasta el final de sus días. Cuando la situación se tornó insostenible, ingresó en una clínica especializada. Tres meses después dejó este mundo.

Sus cenizas descansan posadas en la Crematoria de Golders Green.

La obra literaria de Enid Blyton

Podría adornar este espacio con mil palabras, pero creo que los números de la escritora hablan por sí solos. Se trata del quinto autor más popular del mundo y es que cuenta en su haber con más de 400 millones de copias vendidas de sus libros.

En concreto, 3.300 traducciones distintas han visto sus novelas. ¡Se dice pronto! Pero, claro, es que se han llevado a más de noventa idiomas distintos.

El desarrollo de una fórmula y una crítica que no acompaña

Una autora de tanto éxito ha sido objeto constante de estudio. Tanto, que los expertos han llegado a hallar un patrón en sus historias. Esta ha sido la razón por la que se la ha criticado en tantas ocasiones.

Sus obras literarias acostumbran a estar centradas en la preadolescencia. En ese instante en el que anhelamos encontrar nuestro lugar. Somos muy mayores para ser niños, pero demasiado jóvenes para convertirnos en adultos. Estamos cambiando y todo a nuestro alrededor es una aventura. Por ello, Enid Blyton, quiso transmitir esta sensación a todos sus lectores.

Además, se ha afirmado que ha caído en tópicos de caracterización psicológica de los personajes. Se ha aludido a que su estilo y su léxico es muy pobre y que no favorece el amor por la literatura. Una de las acusaciones más graves que ha recibido es que su literatura no alimenta, sino engorda. Así como que a la hora de crear villanos ha caído siempre en estereotipos y prejuicios étnicos, lo que implicó que se la tachara de racista.

Uno de los primeros personajes transgénero de la literatura juvenil

Independientemente de la crítica, hay un hecho que hay que destacar y alabar con todas nuestras fuerzas. En la serie de Los cinco, aparece el que es uno de los primeros personajes transgénero de la literatura juvenil.

Se trata de Jorgina, que pide a todo el mundo que la llamen Jorge. Si bien el tema no está bien tratado a nivel de cómo se haría hoy y que hay claros fallos en la forma de desarrollar su personalidad, de dirigirse a él y en la forma en la que se piensa, que en el año 1942 diera alguien el paso a mostrar esta realidad cuando muy cerca, en territorio europeo, un señor con bigote estaba gaseando a todo aquel que tuviera síntomas de homosexualidad, es terriblemente valiente.

Una división de su obra literaria

En una obra tan grande, es normal que muchos libros destaquen por encima del resto. La ya citada serie de Los cinco es la primera que se nos viene a la cabeza en cualquier circunstancia. Está compuesta por veintiún novelas que fueron publicadas entre 1942 y 1963. Está protagonizada por Julián, Dick, Anne, Jorge y Tim, el perro. Un conjunto de amigos que viven aventuras de misterio y detectives.

Otra obra destacada es Noddy. Está protagonizada por un hombrecillo de madera que vive en una casa diminuta en el mundo imaginario de Toyland. No la he leído, pero he escuchado que en ella la fantasía toma otro color.

De esta manera, los expertos en la autora han dividido su obra en tres clsaes.

Los expertos en la autora han dividido su obra en tres clases:

  • Historias en las que niños normales se ven envueltos en historias extraordinarias, resolviendo crímenes y misterios. Viven aventuras.
  • Obras situadas en internados femeninos. Su trama hace énfasis en el día a día de estos colegios y en la interacción de personajes.
  • Fantasía. Los niños viajan a mundos mágicos e interactúan con hadas, duendes, gnomos, elfos y otras criaturas.

Curiosidades sobre Enid Blyton

Para completar este artículo se me ha ocurrido charlar un poco sobre curiosidades poco habituales de la escritora. Así podemos conocerla un poco más allá de sus libros. Y de lo que se conoce porque ella misma lo contó.

Fue una madre terrible

Su hija pequeña, Imogen, dejó una serie de declaraciones para el recuerdo. Afirmó que no era una buena madre, sino que era arrogante y pretenciosa, sin pizca de sentimiento maternal.

Llegó a afirmar que como niña la veía cual figura autoritaria. Cuando se hizo mayor sintió pena por ella.

Su nieta ha escrito la secuela de una de sus obras más interesantes

Su nieta se llama Sophie Smallwood y siempre renegó de su parentesco. Dedicarse a la escritura con el peso de que tu abuela sea una de las figuras más importantes de la literatura juvenil no tiene que se fácil.

Sin embargo, se aprovechó de él en el año 2009 cuando publicó la continuación de Noddy, en el sesenta aniversario de la publicación de la novela de su abuela.

Su gran valor era la disciplina de trabajo

Escribía diez mil palabras al día sin excepción. Por lo que, al tratarse de obras cuyas dimensiones no son demasiado grandes, podía terminar un libro de Los cinco en tan solo una semana.

Su media de novelas terminadas al año era de veintitrés y ella confesó que su forma de trabajo era la de brújula. Decía que los personajes surgían en su mente y no tenía posibilidad de controlarlos, como si viera un cine en su cabeza.

 

Hasta aquí este artículo sobre Enid Blyton, una de las autoras más importantes de la literatura juvenil de todos los tiempos. Espero que os haya gustado este especial con motivo de la #VueltaAlColeLiteraria y nos vemos pronto con un nuevo episodio.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies