0

No hay productos en el carrito.

Reseña de «La posada Shima» de Sonia Lerones

Hacía mucho tiempo que estas palabras me quemaban en la garganta. Ha pasado más de un año desde que quería hablar sobre La posada Shima de Sonia Lerones. Ser lector beta y encontrarte una de esas historias que pueden cambiar el mundo porque te enamoran hasta la perdición de la magia y de la fantasía choca con no poder sembrar más detalle que pequeñas briznas al respecto en redes sociales.

La posada Shima Sonia Lerones

La posada Shima de Sonia Lerones

Título: La posada Shima
Autor: Sonia Lerones
Editorial: Onyx Editorial
Páginas: 400
Año de publicación: 2018
ISBN: 78-8494819469
Cómpralo: Edición Física | Edición Digital

Sinopsis de La posada Shima

Ania está cansada de que ni su tía ni su abuela le permitan ocuparse del trabajo familiar en una pequeña pensión. Una noche de lluvia, decidida a demostrar su eficiencia, se encarga de atender al huésped que espera al otro lado de la puerta. Sin que pueda hacer nada por impedirlo, Ania es raptada y llevada a una isla flotante en Japón, donde descubrirá una Posada regentada por una bruja a la que han robado un objeto de valor incalculable. Desde entonces, busca venganza desesperadamente. A la espera de ser liberada, Ania, ahora sin identidad, se ve forzada a trabajar en dicha Posada, donde sufre un trato horrible por el resto de los criados. Su único consuelo lo encuentra en Jarreth, el esbirro de la bruja, un mago que poco a poco irá ganándose su confianza, y tal vez algo más. Ania sufrirá en sus carnes lo que significa la traición, el valor de la amistad, la llegada de un amor inesperado, el poder que reside en uno mismo y el valor que nace de las situaciones más desgarradoras, y lo hará en un mundo donde los piratas, los dragones y la magia, serán grandes protagonistas.

La posada Shima | Para los que buscan la magia, porque la acabarán encontrando

La posada Shima me dejó letras capaces de mecerme entre la oniria. Noches que me provocaron dos días ojeras y bostezos incontables en mi puesto de trabajo, aderezados con la sonrisa del que tiene el secreto de pertenecer a un mundo mágico que el resto no conoce.

Ha pasado un año y el resultado es semejante. La obra está más pulida. El trabajo entre la escritora y Onyx Editorial ha acabado de darle la profundidad y el contexto necesario. Ahora su magia es capaz de curar corazones rotos, bañados por sombras.

Con este artículo me gustaría abarcar todo aquello que me ha impactado de esta obra. Sin embargo, ello llevaría a tardar más en recomendarla que vosotros en leerla. El tiempo es efímero, la noche se acerca y las estrellas acabarán por cubrir un cielo que Ania conteplamplará en algún momento. Para que no os perdáis el espectáculo de las constelaciones, os dejo por aquí el vídeo que grabé con Sonia Lerones en el Retiro de Madrid en el que profundizamos todavía más en esta obra. Nos explayamos a gusto con el hashtag #PreguntaTejona

Sin más dilación vamos a hablar de La posada Shima, una novela que te reconcilia con la fantasía.

Qué es La posada Shima

Construir reseñas no es algo complicado. Consiste en abrirte a una historia, dejar que te vista con sus emociones y tratar de transmitirlas de la mejor manera posible. Sin embargo, todo ello cae cuando lees la obra de una persona que conoces, que es una buena amiga. Avanzas por sus letras con la cautela del que desea con todo su corazón que la novela le transporte a otra realidad, le permita sonreír cuando cierre sus páginas y querer leer mientras no tiene las páginas entre las manos. Yo tengo la suerte de tener como amiga a una persona que se va a comer el mercado, que sabe hacer magia con sus manos y que su tinta construye mundos invisibles que te aceptan tal y como eres.

Después de todo, enseñar lo que escribimos no es más que desnudarnos. Algo íntimo y secreto que compartimos entre susurros. Inseguridades, anhelos y partes de nosotros que nunca mostraríamos por otras vías.

De esta manera, creo que el primer paso es dar respuesta a varios comentarios que he recibido durante la lectura. Dudas que no solo se me han formulado a mí, sino que han copado Goodreads, Twitter y otras redes sociales.

No habéis sido pocos los que me habéis preguntado por el parecido entre La posada Shima y El viaje de Chihiro. La sinopsis, la ambientación e incluso la portada de la obra puede dar pie a confusión, no lo dudo, pero no hay mayor creador de oscuridad que los prejuicios ante una obra.

Nadie puede dudar que Studio Ghibli es una gran inspiración para el trabajo de Sonia Lerones. Ella es una soñadora y no hay cine que muestre más el poder de las noches que el que dirigía Miyazaki. Si vierais cómo le brillan los ojos cuando habla de sus historias os daríais cuenta del amor que siente por estas obras. No obstante, lejos queda esto de que la novela de La posada Shima sea un plagio o un retelling de cualquiera de sus películas.

La posada Shima tiene personalidad propia. Tiene una fuerza que hacía mucho que no encontraba en la literatura. Sus letras conforman un mundo que te atrapa, que te abriga, pero que no te da la sensación de agobiarte. Te permite sentir que la fantasía se encuentra en cada rincón del mundo. Sus personajes podrían enamorarte si existieran en carne y hueso y tú tienes la sensación de que si estornudas destaparás más misterios que han quedado ocultos entre las letras. Entiendes que ni siquiera cuatrocientas páginas son suficientes para conocer cada uno de sus secretos.

Recuerdo que una vez le pregunté a Sonia Lerones si podría resumirme La posada Shima con tan solo una frase. Ella, siendo como es, puso gesto de boca de piñón y me miró con cara asesina que solo había puesto un día que discrepamos en la opinión sobre el trato de lea depresión en una serio. Me prohibió preguntárselo en cualquier contexto porque no sabía cómo contestar., Yo lo tengo claro: La posada Shima es una historia que cuenta que hasta en los eclipses solares hay estrellas rebeldes que iluminan tu camino.

Al fin y al cabo, La posada Shima es una novela para todos los amantes de la fantasía. La historia te arropa y te reenamora del género. La magia existe, se encuentra en los libros, en quienes recordamos todavía que leer es lo más divertido del mundo.

La trama de La posada de Shima

Os he hablado en muchas ocasiones sobre Neil Gaiman y la verdad más grande que he comentado sobre él es que tiene un talento que comparte con pocos autores de fantasía. Sus letras tienen la capacidad de plantear escenarios simples de fantasía que poco a poco se van confabulando contra ti. Sin embargo, al desarrollarlo con la naturalidad de las tormentas de verano cuando el tiempo estival te agobia con sus temperaturas, no te sientes abrumado o sobrepasado en ningún momento. Te meces con las historias y entiendes cada uno de los detalles. Con Sonia Lerones he tenido esta misma sensación.

La historia que nos trae tiene como protagonista a Ania. Una chica que tiene una vida totalmente normal. Trabaja en una posada con su tía y con su abuela. Una existencia rutinaria, sin rastro de aventuras, que ella desea cambiar. Es una soñadora, de esas que se pasan los días entre libros y que creen que en el mundo hay más cosas que las que podemos atisbar por con los sentidos. Por ello no presta nunca atención a las tareas, pero al mismo tiempo anhela más responsabilidades.

Sin embargo, un día de tormenta a medianoche cambiará toda su realidad. Se volteará como los días tras los eclipses y será por culpa de un personaje cuya apariencia dirá menos de él de lo que Ania piense en ese instante. Antes de que pueda darse cuenta estará siendo secuestrada por una especie de dragón y surcando los cielos a toda velocidad.

Llegarán hasta un lugar que podría ser de cuento, pero que guarda más oscuridad que los relatos del Edgar Allan Poe más oscuro. Si todos hemos soñado alguna vez pasar una temporada en un sitio donde la magia sea una constante, la realidad nos golpea cuando entendemos que si dormimos también pueden atraparnos las pesadillas. Una posada con forma de isla que viaja por el Pacífico la recibirá.

Si no era suficientemente extraño todo, allí será recibida por una bruja. Se presentará como la Presidenta de la Posada y su nombre es Majo. Esta señalará a Ania, la usará como foco de su ira y amenazará su existencia. Le explicará que ha sido secuestrada porque sus padres le robaron algo vital para ella y que la usará como rehén hasta que se lo devuelvan. Eso sí, si en tres días no han regresado, la matará.

El mundo creado por La posada Shima

He tenido la oportunidad de leer en dos ocasiones La posada Shima. La primera como lector beta me deslumbró. La segunda, ahora, me ha contagiado las ganas de creer en la magia de nuevo. Su principal baluarte, lo que te atrapa para seguir leyendo en cada minuto que tienes libre, es la sensación de estar rodeado de fantasía. Y es que, pese a que Sonia Lerones plantea una historia muy dura, que nos hará estremecernos en más de una ocasión, la verdad es que sus pequeños detalles nos hacen sonreír mientras discurrimos por sus páginas.

No son muchos los escritores que consiguen hacerte creen en cada detalle que lees en el papel. El ambiente lo requiere y es que hoy no me quiero alejar en demasía de Studio Ghibli. He notado una sensación semejante a cuando leí El castillo ambulante de Diana Wynne Jones. Saberme rodeado de magia, la fantasía cobra sentido en sí misma y los ojos no tienen la capacidad de mantenerte en el mundo real.

Aunque se abordará más adelante, es menester que esta sensación se logra gracias a la forma en la que se trata la magia del lugar. Sonia Lerones juega con el artificio de la ilusión y los sentimientos que todo ello genera en los huéspedes y trabajadoras. Tú, como un espectador más en este mundo que te ha recibido con ganas de ilusionarte, te descubrirás mirando por los recovecos de las frases en pos de hallar una mota más de fantasía.

El mundo por La posada Shima

Si bien es cierto que la acción de la novela está circunscrita, prácticamente, al interior de la posada, la realidad es que Sonia Lerones no necesita de nada más transmitir la magnificencia y la magia del lugar. Siempre dará la sensación de que hay algo más, de que nos perdemos algo y que necesitamos encontrar.

Realidad en la que los colores tienen mucha importancia en el inicio de la historia. Si siempre me han perdido la simbología, en este me he quedado satisfecho discurriendo por sus valores. El juego con las cuentas, con las energías y las tonalidades es lo más parecido a mecerse bajo una noche de luna llena cuando tienes un día perfecto.

A todo ello hay que sumarle la ambientación nipona de la historia. Quien la conoce sabe de su pasión por este lugar, su cultura y muchas de sus historias. En el vídeo #PreguntaTejona en el que charlamos sobre esta novela y todo lo que implica. Queda patente el trabajo de investigación realizado de un mundo que consideramos ajeno y al que somos transportados con mucha facilidad.

Ojalá en algún momento tengamos la posibilidad de volver a este lugar, con los cambios que imperarán tras el final de la novela y de la mano de sus protagonistas podamos seguir descubriendo cada uno de los secretos que guarda.

El sistema mágico de La posada Shima

Deformación profesional, apasionado de la fantasía o quizás simplemente de friki sin remedio, la verdad es que cada vez que me aproximo a una novela de fantasía me encanta bucear en su sistema mágico. En ellos hay algo que me encanta: los que exigen una contraparte para poder funcionar.

En el caso de La posada Shima esta realidad tiene un gran impacto. Sin riesgo de caer en spoilers, su base se configura por los demonios y los sacrificios que implican el pacto con ellos. Así funciona el lugar al que Ania es llevada, con el susurro inclemente de que para un gran poder se exigen grandes sacrificios, que una serie de contratos serán la pauta para que la música no cese nunca de sonar.

Me gustaría ahondar más, pero ello implicaría desvelar gran parte de la historia y creo que es una novela que merece la pena descubrir uno mismo.

Esta es la reseña de La posada Shima, la primera novela publicada de Sonia Lerones con Onyx Editorial y algo me dice que no será el único trabajo que verá la luz. Talento a raudales, ha construido una de esas historias que merece mucho la pena conocer, disfrutar y recorrer tantas veces como haga falta. Yo ya llevo dos, y no pienso olvidarme de la tercera.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies