0

No hay productos en el carrito.

Literatura juvenil: qué es | #VueltaAlColeLiteraria

#FantasyMarch comenzó con un artículo semejante. En él se abordó qué era la literatura fantástica y ahora que tornamos las miradas hacia la literatura juvenil no se me ocurre una mejor manera de hacerlo. Bienvenidos al primer episodio de la #VueltaAlColeLiteraria

Literatura juvenil #VueltaAlColeLiteraria

Todo sea dicho, la verdad es que en el caso de #FantasyMarch tenía mucho más sentido. Después de todo, se trataba de un género concreto y una serie de subgéneros que lo conformaban, pero, ¿qué es la literatura juvenil? No es más que una etiqueta comercial empleada para clasificar unos libros. Estos se dividirán en géneros que, a su vez, formarán subgéneros particulares.

Como puedes ver, la tarea no es demasiado sencilla a simple vista. No obstante, creo que es menester iniciar este mes de septiembre tratando de dar una buena explicación.

La literatura juvenil según los expertos

Para este artículo va a tocar enarbolar las definiciones de otras personas. Por lo menos yo no me veo capacitado para definir ningún género o etiqueta. No obstante, iré realizando una serie de matizaciones cuando las palabras empleadas no me convenzan. Así se junta opinión e información de la mejor manera posible.

Se suele definir la literatura juvenil como aquella especialmente dirigida a lectores que atraviesan la juventud, aunque no exclusivamente.

A nivel personal me gusta mucho la matización de no exclusivamente. Pues así se está dejando una puerta abierta. En mi opinión reducir el objetivo de este tipo de historias de manera única a los jóvenes es absurdo. Sobre todo si se defiende desde este canal que las historias no son para jóvenes, sino a partir de los jóvenes. Si un libro tiene calidad será bueno, independientemente del sector al que esté dirigido.

También se afirma que a este tipo de literatura ha querido tener tradicionalmente unas funciones de entretenimiento, enseñanza y formación del hábito lector. Y, si bien puedo concordar con ello, me cuesta encontrar la diferencia con cualquier otro tipo de lectura que no encuadremos en el ámbito de la literatura juvenil. Al final toda historia busca dar un mensaje.

Todos los que escribimos lo hacemos para contar algo que nos importa. Narrar sin mensaje carece de sentido porque es imposible vivirlo de la misma manera. Toda historia guarda algo nuestro, algo que necesitamos sacar y, al fin y al cabo, no deja de ser una enseñanza. Si bien puede que cuando se defina la literatura juvenil no se refiera a esto precisamente, ¿qué si no valores trata de compartir la literatura?

Como veis, la etiqueta de literatura juvenil no es mi favorita.

Los temas tratados en la literatura juvenil

Se trata uno de los temas donde yo discrepo con una mayor facilidad. Se afirma que los temas tratados en la literatura juvenil no difieren demasiado de la de adultos, aunque se les da un tratamiento más lineal a los personajes, siendo estos de poca variabilidad psicológica. Prima la acción sobre la reflexión.

No he podido encontrar una afirmación que me choque más. Por lo menos yo que vivo más de dentro este tema sé la fuerza que tiene la literatura juvenil. En los últimos años se ha levantado con una fuerza reivindicadora capaz de mover montañas y que está impactando en muchísimos lectores. Todo ello no se consigue con personajes lineales, sino con un trasfondo muy poderoso que es capaz de calar en los lectores.

El ejemplo de la lucha a través de personajes LGTBI o mujeres es patente y nadie podría negarlo. Y es algo de lo que hay que estar muy orgullosos.

La importancia de la literatura juvenil en la creación de lectores

Pero si algo está claro es que la literatura juvenil es una puerta de entrada a lectores al mundo de las letras. Si una serie de historias tienen la fuerza de crear personas que vivan y sueñen a través de la literatura, cualquier gesto que implique su denostación debería de estar comedido. Pues, ¿qué mejor que unir personas a este mundo?

Siempre hago la misma afirmación, pero hay estudios que muestran que más de la mitad de personas que crecieron leyendo a Harry Potter hoy en día siguen haciéndolo y eso es más mágico que cualquier escena producida en el colegio de magia y hechicería Hogwarts.

Este es el primero de los vídeos de una iniciativa que quiere reivindicar el papel fundamental de la literatura juvenil. No solo porque cree un número incontable de lectores, sino porque su fuerza y calidad no difiere de la literatura adulta. Si ya pienso que el simple hecho de diferenciarla es un flaco a favor de la gran calidad que atesora, habrá que continuar este mes haciendo referencia a todo lo bueno que aporta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies