0

No hay productos en el carrito.

Los pilares de la tierra: el libro que me abrumó

¿Alguna vez os habéis enfrentado a un libro que os ha abrumado? ¿Esa novela era tan intensa, larga o densa que no habéis podido terminarla aunque quisierais? Aun así, ¿llegasteis hasta el final haciendo un gran esfuerzo? Todo esto es lo que me pasó a mí con Los pilares de la tierra. La historia de Ken Follet protagoniza esta batallita de hace tantos años.

Los pilares de la tierra, el libro que me abrumó

El libro que me abrumó: Los pilares de la tierra

Creo que lo más pertinente es dejar claro a qué me refiero con abrumar en este artículo. Con dicho comentario hago referencia a que es un libro que me costó mucho leer, pero que conseguí terminarlo. No quiero decir con ello que no me gustara. Es más, la historia de Los pilares de la tierra me gustó bastante. Aun así, eso no quita que se me hiciera demasiado larga y en ocasiones pesada.

Tras tantos años de haberla leído, sigo concordando con su calidad. Ken Follet me parece uno de los escritores con más talento del panorama actual. La historia tiene mucho trasfondo y para mí es una lástima que no fuera suficiente para conmoverme.

Mi experiencia con Ken Follet

Los pilares de la tierra fue la segunda novela que leía de Ken Follet. La primera se trató de El hombre de San Petersburgo, una historia que encontré en casa de mi abuela cuando ni siquiera sabía la fama que acompañaba a su escritor. Este libro no cuenta con una crítica demasiado positiva. Sin embargo, yo lo disfruté de sobremanera. Pasa justo al contrario con la obra que protagoniza este artículo. Es su gran historia, ensalzada por todos, pero conmigo no llegó a encajar.

Creo que fue debido a esta crítica tan positiva por lo que comencé a leer Los pilares de la tierra tan motivado. Había escuchado tantas cosas buenas acerca de ellos por todas partes que tenía que ser una de las mejores historias que podía encontrar. Además, por aquellas fecha estrenaba dispositivo de lectura electrónica. ¡Estaba loco por llenarlo! Sobre todo con libros largos. Así, una vez terminé La mano de Fátima de Ildefonso Falcones, esta fue la novela que tomó el relevo.

A nivel personal, soy un gran seguidor de la novela histórica. A día de hoy lo tengo un poco más abandonado, pero durante una época de mi vida fue de lo que más consumía. Siempre me ha gustado embarcarme en las historias de autores como Santiago Posteguillo o Gonzalo Giner.

El futuro con Ken Follet pintaba de maravilla. Todos los presagios eran los de encontrar una gran experiencia. Pero no fue así. Todo lo contrario y, aun así, conseguí terminar el libro. Me siento realmente orgulloso de haberlo hecho. Y esto es así porque cuando lo hice me di cuenta de que había aprendido cosas importantes. La historia me había dejado huella después de todo. Puede que el proceso fuera complicado, pero a día de hoy, repetiría.

Cuándo y dónde lo leí

Leí Los pilares de la tierra cuando tenía dieciocho años. Parece que ayer, pero han pasado seis desde entonces. Era mi primer año de universidad y fue en alguna fecha de las vacaciones. Por aquel entonces me había escapado con mi familia a Roma y fue esta novela la que decidí llevarme.

Tenía que ser mi manera de matar el tiempo en el vuelo. Teniendo en cuenta que yo madrugo más que el resto, sería también la vía para aguardar a que despertasen. Además, ante cualquier imprevisto que nos tuviera parados, también podía echar mano del dispositivo.

Vale que Los pilares de la tierra no tiene nada que ver con Roma. Aun así, cuando decidí llevárselo lo hice porque la capital italiana es una de las ciudades donde la historia es más importante de toda la Tierra. Por ello pensaba que era el escenario perfecto para disfrutar de una novela de estas características. Ojalá hubiera podido llevarme una obra relacionada con la ciudad, pero no lo hice. Seguro que hubiera sido una experiencia muy positiva.

¿Por qué creo que me abrumé con esta historia?

No fue un viaje sencillo. Durante mucho tiempo mi familia no ha sido lo que puede llamarse estable. En ese viaje todos explotaron y hubo un momento en el que yo me convertí en el niño que no sabía cómo gestionar determinadas emociones cuando las tenía delante.

Una de las formas para lidiar con ellas siempre ha sido la de leer. Si me meto en otra historia soy capaz de evadirme del mundo real. Sin embargo, creo que Los pilares de la tierra era un libro tan denso que me jugó una mala pasada. Toda la información que me ofrecía actuó como muro para no dejarme pasar. Bastante tenía mi mente como para preocuparse en hacer un esfuerzo para gestionar todos los datos que Ken Follet me brindaba.

Por ello creo que si me hubiera lanzado en otra época a leerlo habría ido todo mejor. Porque al final, cuando viajaba solo en el metro de Roma no conseguía concentrarme. Me quedaba mirando a las personas y me imaginaba sus historias, pero no era capaz de entrar en la que tenía entre mis manos.

¿Le voy a dar otra oportunidad al escritor?

Por supuesto. Es un gran referente literario. Quiero conocer qué ha escrito más.

Mi mayor problema es que tengo muy poca cultura sobre qué ha escrito y qué se considera más importante. Por ello me gustaría utilizar este mismo espacio para invitaros a dejar en los comentarios qué novela me recomendáis de Ken Follet. Todo lo que no sea Los pilares de la tierra será bien recibido. Ayudadme a enamorarme de nuevo de este escritor.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies