0

No hay productos en el carrito.

Muertes extravagantes de escritores | Hablemos de escritores

Hace no demasiado tiempo publiqué un post en el que desgranaba las teorías más factibles que rodeaban a la muerte de Edgar Allan Poe, uno de los genios literarios de la historia y uno de mis autores favoritos sin lugar a discusión. Si sus relatos causaban estragos en la tranquilidad de las personas, todo lo que subyacía a su perecer no era menos. Había muchísima oscuridad en su final. Entonces, como vi que os gustaron aquellas teorías, hoy he decidido traeros unas cuantas curiosidades sobre las muertes más extravagantes de algunos escritores.

Nota: hay muertes más extrañas, pero me he puesto como regla hablaros solo de aquellos escritores que yo haya leído.

Muertes extravagantes de escritores

Mark Twain

El escritor estadounidense falleció el 21 de abril de 1910 a la edad de 74 años a causa de un infarto agudo de miocardio. Sin embargo, lo más extravagante de este fallecimiento no fue la causa de la muerte, sino las palabras con las que el propio escritor la predijo un año antes.

En 1909, Mark Twain decía: «Vine al mundo con el cometa Halley en 1835. Vuelve de nuevo el próximo año, y espero marcharme con él. Será la mayor desilusión de mi vida si no me voy con el cometa Halley. El Todopoderoso ha dicho, sin duda: “Ahora están aquí estos dos fenómenos inexplicables; vinieron juntos, juntos deben partir”. ¡Ah! Lo espero con impaciencia».

Y así fue como sucedió. Su vida se terminó justo un día antes de que el cometa Halley volviese a ser visible.

Bram Stoker

A veces escogemos morir en los momentos en los que menos repercusión va a tener nuestro final, y eso fue lo que precisamente le pasó a este escritor. Reconocido por la crítica de la época —y ahora elevado hasta límites insospechados—, Stoker falleció el 20 de abril de 1912 en Londres. Sin embargo, su fallecimiento no levantó ríos de tinta, no trastocó los planes de cualquier editorial de periódico, debido a que había una noticia que eclipsaba a todas las demás aquella semana: un barco llamado Titanic acababa de chocar contra un iceberg y las víctimas eran incontables.

A pesar de que siempre se le atribuye a una sífilis la causa de la muerte de Stoker, la realidad es que fue un ataque al corazón lo que se le llevó lejos de esta vida. ¿Por qué se dirá entonces lo contrario?

Edgar Allan Poe

Como os contaba al principio, hay decenas de teorías sobre la muerte de este famoso escritor y, incluso a día de hoy en 2017, la verdadera causa de su muerte todavía no está clara.

Se habla de complots del gobierno para conseguir votos, de drogas, de enfermedades, de asesinatos… Todo vale para tratar de dar un contexto creíble a la muerte del mejor escritor de terror de todos los tiempos —al menos en mi opinión—.

Si queréis saber más os remito a este post en el que os hablé largo y tendido del asunto. No obstante, quizás lo mejor sea mantener siempre el más absoluto misterio.

Pablo Neruda

Hablar de la muerte de Pablo Neruda es casi como escribir el guion de una telenovela. Las versiones oficiales cambian cada poco tiempo y las investigaciones oficiales se han sucedido sin pausa para intentar esclarecer un suceso cuya veracidad se encuentra empañado entre tinieblas.

La versión oficial constata que Pablo Neruda falleció el 23 de septiembre del año 1723 a causa de un cáncer de próstata, sin embargo, desde aquel preciso momento, su asistente Manuel Araya Osorio ya alzó la voz para denunciar que había sido asesinado.

Después de más de cuarenta años y de otras tantas investigaciones con resultados contradictorios, en el año 2015 se dio con una respuesta que, a falta de confirmación oficial, afirmaba que el poeta había sido asesinado mediante una inyección legal cuyo origen es todavía desconocido.

¿Conoceremos en algún momento lo que realmente provocó la muerte del poeta chileno?

Ernest Hemingway

Nunca se llegó a discernir qué fue lo que exactamente había acontecido, pero lo que está claro es que murió a causa de una herida por arma de fuego. Sin embargo, a partir de este punto los testimonios se contradicen.

Mary Hemingway, esposa del escritor, fue quien avisó a la policía. Ella les contó que mientras su marido se encontraba limpiando una escopeta, esta se había accionado de manera accidental acabando así con la vida del afamado escritor. No obstante, más de un periódico afirmó que se trataba de un suicidio.

A pesar de no tener confirmación oficial, la realidad es que la situación de Hemingway no era la más halagüeña. El escritor pensaba que el FBI controlaba todos sus pasos, sus finanzas pasaban por un momento de crisis y le deprimía la idea de que unos manuscritos que había dejado en Cuba nunca volverían a pasar por sus manos.

Lo más cercano que tenemos a una respuesta fueron las declaraciones del Coronel Mc. Goldrick: «Solo puedo decir hasta el momento, que el disparo ha sido autoinfligido. El tiro ha impactado en su cabeza. No puedo afirmar que haya sido accidental pero tampoco puedo decir que haya sido un suicidio. Nadie estaba ahí para verlo. El informe no tiene que establecer necesariamente si ha sido un suicidio o un accidente, únicamente si ha sido él o por el contrario un asesinato».

La muerte es algo que nos alcanza a todos, pero con algunos deja más dudas patentes que realidades. ¿Conocíais las muertes de estos escritores? Tenéis los comentarios a vuestra disposición.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies