0

No hay productos en el carrito.

La novela detectivesca | BlackFebruary

Hoy hablamos sobre la novela policíaca. El BlackFebruary continúa su camino y quiero compartir contigo la historia, la evolución y el impacto que este subgénero literario ha causado en este mundo que tanto a ti como a mí nos apasiona. Y es que ahora que ya sabes qué es el Pulp, no hay más remedio que seguir hablando de todo aquello que ha surgido de este punto.

El origen de la novela detectivesca

Como gran parte de la narrativa que nos acompaña hasta nuestros días, la novela detectivesca nace en el siglo XIX. Su base está clara. Se pretende utilizar el análisis y la deducción para resolver un crimen.

Una de las grandes particularidades de la novela detectivesca primigenia era que en ella el protagonista nunca fracasaba. Jamás se enviaría el mensaje de que existieran crímenes que pudieran quedar impunes. Y es que, todos los lectores acostumbraban a formar parte del equipo del detective.

En su origen, su ambientación es totalmente urbana y se vio influenciado por el impulso dado gracias al nacimiento de los primeros cuerpos de policía en Europa. En este sentido, quien fuera pionero en el mismo y que se le considera el padre del género moderno es Edgar Allan Poe con su obra Los crímenes de la calle Morgue.

En esta obra literaria se presenta por primera vez a Dupin, quien marcaría el camino del detective arquetípico por excelencia. Entre otros grandes reconocimientos, sirvió como inspiración para Sherlock Holmes y Hercules Poirot.

De esta manera, a medida que ha evolucionado el género, se ha cambiado el enfoque. En un primer momento, lo más importante era el argumento y la aplicación de la lógica para resolver el problema. De allí pasó al análisis psicológico de hechos y comportamientos de personajes, teniendo un peso importante la denuncia social y cómo afectan determinados elementos al ser humano y, en la actualidad, se aboga por un estilo mucho más realista y violento.

¿Cuáles son los elementos de la novela detectivesca?

Aunque esta realidad ha virado con los años, todavía se mantienen una serie de elementos característicos de la novela policíaca. Estos son:

  • Un detective o investigador privado —o cualquier otro perfil profesional semejante— como protagonista. Este suele ser una persona culta. Lo normal es que sea un personaje recurrente a lo largo de diferentes libros de una misma serie.
  • El elemento central de la trama es la resolución voluntaria de un crimen. Normalmente es una batalla de intelecto entre perpetrador y detective.
  • La investigación se basa en observar, analizar y deducir. Y esta tiene que tener un doble resultado. quién lo hizo y cómo lo hizo.

La novela detectivesca en España

Desde que el género se inventó, este ha tenido éxito en territorio español. Durante el siglo XIX destaca Pedro Antonio de Alarcón con el relato de El clavo, considerados por muchos el primer exponente de esta tipología de historias en territorio patrio.

Se trataba de una historia en la que un juez y su amigo investigan un crimen del cuya única pista es la aparición de un cráneo atravesado por un clavo.

No tardaría en sumarse al género Emilia Pardo Bazán con su obra La gota de sangre. Ella marcó la pauta a principios del siglo XX. Una etapa en la que la fuerza de este tipo de historias se fue desdibujando hasta la finalización de la Guerra Civil, donde recopilaciones de obras de Agatha Christie y George Simenon lo hicieron resurgir.

Sin embargo, si hubiera que destacar a un escritor del género de la novela detectivesca en España, este sería Manuel Vázquez Montalbán y su famoso personaje el detective Pepe Carvalho. Son muchas las obras que destacan de la pluma de este escritor, pero Los mares del sur o La rosa Alejandría, son obras dignas de darles una oportunidad.

Otro autor que marcaría un punto de inflexión es Eduardo Mendoza. La verdad sobre el caso Savolta le catapultó. El uso de la ironía y esa facilidad para contar la realidad con una sonrisa en los labios del lector era irresistible.

De los escritores más contemporáneos es menester señalar a Lorenzo Silva. Seguro que te suena El alquimista impaciente y sus personajes de la Guardia Civil, el Sargento Bevilacqua y el guardia Chamorro.

La literatura detectivesca en el mundo árabe

Para encontrar el origen de la literatura detectivesca en el mundo árabe es necesario acudir a un clásico por todos conocidos: Las mil y una noches. En ella, en el cuento de Las tres manzanas, hallamos lo que buscamos.

La historia nos presenta el caso de un pescador que encuentra en el río Tigris un cajón pesado y cerrado y que se lo vende al Califa. Este, al llevarlo a palacio, descubre en su interior el cadáver de una joven que ha sido cortado en pedacitos, por lo que ordena a su visir que resuelva el cadáver, con la particularidad de que, en caso de no lograrlo en tres días, lo ejecutará.

La única diferencia apreciable entre esta historia y aquellas que consideramos de nuestro día a día es que en la árabe el visir no tiene un deseo real de resolver el caso, sino que lo intenta realizar por su propia supervivencia. Una realidad que es distinta en los casos aquí comentados, pues al detective principal siempre le mueve la necesidad de sacar a relucir la verdad, por un motivo u otro.

La novela detectivesca en China

Otro país donde la literatura detectivesca ha tenido importancia es en China. Y si hay que viajar hasta ese país, es necesario hacer referencia al Gong An.

En estas historias, el protagonista que hace las veces de investigador es un juez tradicional del panorama cultural chino. La mayoría de ellos fueron protagonizados por el Juez Bao o el Juez Dee.

Por supuesto, y como era de esperar, existen diferencias patentes entre la literatura detectivesca china y la occidental.

  • El detective es un magistrado, por lo que no se centra en un solo caso, sino que trabaja en varios.
  • El criminal se presenta al principio de la historia, así como el crimen perpetrado y os motivos del mismo. Por ello, se puede afirmar que la estructura habitual de este tipo de historias es la literatura detectivesca invertida.
  • Habitualmente, la literatura detectivesca de China contiene disgresiones filosóficas y éticas, así como textos oficiales de casos reales. Por lo tanto, se buscaba el sentido didáctico de manera habitual.
  • Normalmente se presenta un gran número de personajes.

Muchas de estas historias se han perdido a causa del tiempo y del período de máxima censura e inquisición en china. Sin embargo, todavía sigue siendo posible hallarlos en librerías de segunda mano, sobre todo en Japón.

La literatura detectivesca en occidente

Fuera de España, también se ha cosechado la literatura detectivesca en occidente, por supuesto. De tal manera que una de las primeras obras que se puede identificar, aunque está bastante alejado de lo que posteriormente acabaría por ser este género, es La destinada de Voltaire, que fue publicada en el año 1948.

Los entendidos en la historia de este género hablan de que la verdadera ficción detectivesca en inglaterra comienza con la literatura inglesa en el año 1841 gracias a la publicación del libro de Edgar Allan Poe.

Edgar Allan Poe se refirió a estas historias como Cuentos de raciocinio. Afirmaba que en estas narraciones la preocupación del argumento tiene que estar en averiguar la verdad. Para ello, el protagonista emplea un proceso complejo basado en la intuición, lógica, astucia y la inferencia perspicaz.

Un escritor que también hay que mencionar es a Émile Gaboriau. Pionero en Francia, en su obra Monsieur Lecoq de 1868 introduce un elemento que será característico de la literatura detectivesca. Su protagonista es experto en disfrazarse. Desde entonces, muchos le imitaron.

La narrativa detectivesca invertida

Lo normal es que la literatura detectivesca siga el esquema del whodunit. Una realidad que se estudiará en futuros artículos de este mes. De esta manera, con este planteamiento, la delincuencia y el crimen en sí se presentan a los lectores de manera progresiva, brindándoles pistas para que puedan adivinar quién ha sido el perpetrador del mismo.

Cuando se trata de una narración de detectives invertida, el delito y la identidad del delincuente suele ser conocida desde e principio. De esta manera, el grueso de la trama se va a concentrar en las investigaciones y actuaciones judiciales y policiales. En estas apuestas, el interés para el lector se muestra en el análisis de las pistas y pruebas, así como en el propio interés de las actuaciones judiciales y legales. Un caso muy evidente es Perseguida por toda la ciudad de Mary Higgins Clark.

Esto es todo lo que te quería contar sobre la ficción de detectives. Espero que te haya parecido interesante y que te haya ayudado a informarte sobre el tema. Ahora te propongo que me digas en los comentarios cuáles son tus obras favoritas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies