0

No hay productos en el carrito.

Reseña de «Sueño eterno» de Raymond Chandler

Últimamente estoy teniendo problemas para encontrar lecturas que me enganchen desde el principio. También para hallar aquellas que después de unas páginas sigan captando mi interés. El sueño eterno, la obra de la que hoy quiero hablaros, se encuentra en el primer grupo. Raymond Chandler ha creado una buena novela policíaca aunque, en mi opinión, alejada de las cotas de calidad que algunos cuentan.

Sueño Eterno de Raymond Chandler

Sueño eterno de Raymond Chandler

Título: El sueño eterno
Autor: Raymond Chandler
Editorial: DEBOLS!LLO
Páginas: 368
Año de publicación: 1939
ISBN: 978-8490325735
Cómpralo: Edición Física | Edición Digital

Sinopsis

El detective Philip Marlowe se enfrenta a un caso que promete ser sencillo: el viejo general Sternwood, paralítico y extremadamente rico, ha recibido una nota de chantaje que concierne a su hija menor, la salvaje Carmen.

Recorriendo la ciudad desde su despacho en Hollywood Boulevard hasta las mansiones de los barrios residenciales, Marlowe deberá adentrarse en un laberinto de perversidad cada vez más oscuro. Esta edición reúne también los dos relatos pulp, publicados en la revista Black Mask, que Chandler canibalizó para escribir la novela: «Asesino bajo la lluvia» (1935) y «El telón» (1936).

Opinión

El sueño eterno es una novela publicada en el año 1939. Mientras España abandonaba su Guerra Civil, en el otro lado del charco un escritor de 53 años hacía nacer a su personaje más importante: Philip Marlowe, detective privado. Después de todo, la novela policíaca fue uno de los géneros más importantes durante el siglo pasado.

No aseguró. Raymond Chandler se atrevió a jugar con fuego. En la obra El sueño eterno, Raymond Chandler siempre maneja más información de la que tiene el lector. Se vale de ella para causar misterio, para generación una sensación de confusión y atracción en la mente del lector. Corre un riesgo que pueda hacer que este cierre la obra, pero, al menos en mi caso, consiguió que siguiera las líneas de su prosa.

El caso de El sueño eterno

Como en todas las novelas policíacas, la trama gira alrededor de un complejo caso. Durante los dos siglos pasados fue uno de los géneros de moda. Por tanto, que hoy se le considere como uno de los mejores escritores de esta temática tiene que tener su porqué.

En este caso nos encontramos ante el General Sternwood. Un anciano militar que está siendo sometido a un intento de chantaje por un hombre llamado Eddie Geiger. Este se está valiendo de las deudas de su hija, Carmen Sternwood, para tratar de obtener la mayor ganancia posible. Cualquier hubiera acudido a la policía, pero hay hombres poderosos y otros que no se pueden permitir tener una sola mancha en su historial.

Todo parecerá un caso normal. Muchos criminales hacen peripecias para lograr dinero. Aun así, una vieja amistad hará que Philip Marlowe acepte el caso del General.

No tardará en darse cuenta de que hay algo más escondido entre los hechos cuando Eddie Geiger aparezca muerto y Carmen Sternwood desnuda, drogada y atada a una silla en la escena del crimen.

Será entonces cuando el detective comience a tener verdadero interés en este trabajo.

El efecto globo

Aunque me encantaría afirmar que la historia mantiene este nivel durante toda la obra, sería faltar a la realidad. La opinión sobre una novela es siempre algo personal y a mí, que siempre me han enamorado las novelas policíacas, me ha dejado frío. Sobre todo conforme avanzaban los capítulos y no encontraba nada que me hiciera querer seguir leyendo.

La razón de esto radica en el ya mencionado sigilo con el que el escritor se guarda los hechos. Aunque en un primer momento me sentía tentado a querer recuperar las informaciones que con tanto asueto se perdían, conforme pasan las páginas empazaba a tener la sensación de que no se está siendo justo contigo. Es imposible adelantarse a los acontecimientos. Tu interés decae y se hace complicado continuar.

A ello le acompaña la sensación plana que transmiten los personajes. Solo se salva el protagonista. En una novela como esta, de género policíaco, no hace falta dotar de gran trasfondo a cada uno, pero sí al menos algo que nos pueda llevar a entender sus hechos. En este caso nos hallamos faltos de motivos.

Phllip Marlowe es una razón para leer El sueño eterno

Si hay una razón para leer El sueño eterno esa es Philip Marlowe. Esta novela es el recuerdo de su primera aparición entre las letras. Acabó convirtiéndose en uno de los detectives clásicos del siglo XX y eso no es moco de pavo.

Sigue los pasos de otros grandes exponentes como Hercules Poirot o Sherlock Holmes. Es un personaje arisco, con grandes dotes de deducción y de desprecio por el crimen. Al menos en parte. Sin embargo, existen diferencias en cuanto a su factor humano. Es un personaje más plausible. Su cansancio, necesidad de alcohol, resignación a trabajar por poco dinero…

Solo por él merecerá la pena la lectura.

Conclusiones sobre El sueño eterno

Raymond Chandler hace un buen trabajo con su historia. Pero es solo eso: bueno. En muchos lugares se tacha a esta historia como uno de los iconos del género. A mí no me lo ha parecido. Es entretenida, pero las expectativas me han generado una mala pasada. No obstante, es un caso interesante que más de uno querrá descifrar.

¿Quieres hacerlo tú?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies